Desde el corazón de la Amazonia

Categoría: Medicina

La “vacufobia” indígena

La muerte de un destacado líder indígena en la Amazonia brasileña tras recibir la vacuna contra el COVID, aumenta la desconfianza de muchos indios a ser vacunados. Los pastores evangélicos afines a Bolsonaro les animan a no hacerlo y aseguran que ellos y su iglesia son la cura. 

En la tarde del 19 de enero, el cacique Fernando Rosas Kapi Icho, uno de los más destacados líderes de la tribu de los Katukina (Amazonia brasileña) recibió, en su brazo derecho, la primera dosis de CoronaVac. Usando un tocado imponente hecho de plumas de guacamayo y un collar mate de alto valor espiritual, Fernando se ofreció como voluntario para alentar al pueblo Nôke Kôi (“gente verdadera”) a vacunarse. Fue el primer indígena del estado de Acre en hacerlo.

Fernando Katukina ya se había infectado en 2020 y sabía la importancia de luchar contra Covid-19. Dio ejemplo ante su tribu al recibir este primer pinchazo público ante los medios de comunicación. Pero no llegó a la segunda. Dos semanas después sufrió un paro cardíaco y falleció a los 56 años. Su muerte, por más que los médicos aseguren que no tiene nada que ver con la vacuna –era diabético- , ha reavivado la polémica en Brasil sobre la idoneidad de su uso.

Desde el principio de la pandemia, las autoridades brasileñas han encontrado ciertas resistencias en pueblos indígenas muy tradicionales que desconfían por sistema de este tipo de “remedios blancos” para enfermedades que los propios blancos les transmitieron en el pasado y diezmaron sus tribus. Muchos temían ser usados para ensayar vacunas. A otros les preocupaba la posibilidad de que les metiesen al diablo en sus cuerpos.

En un país donde el propio presidente, acusado de “genocida” por los indígenas, se ha convertido en el principal “conspiranoico” contra la pandemia, la muerte de Fernando Katukina ha dado alas a los “negacionistas” ultraconservadores de religión evangélica, principal apoyo del presidente Bolsonaro desde que llegó al poder. 

Bolsonaro, quien se contagió el año pasado y se recuperó, dice que no piensa vacunarse e insiste en que nadie debería hacerlo si no lo desea. Inicialmente se negó a autorizar la compra de la vacuna china Sinovac y dijo en Facebook que Brasil nunca sería “el conejillo de Indias” de nadie. También rechazó la vacuna de Pfizer, citando una cláusula que exime a la firma estadounidense de posibles responsabilidades. Bromeó diciendo que no se podría reclamar a nadie si a las mujeres les salía barba, le cambiaba la voz a los hombres o la gente se transformaba en caimanes.

 “Díganles a sus familiares que no necesitan tomar la vacuna. Yo soy Dios, soy la cura”, fue la prédica de uno de estos pastores evangélicos en una comunidad indígena. En whassap, principal medio de comunicación de los indios, les llegan continuamente mensajes contra las vacunas: “os vais a contagiar más; va a alterar para siempre tu cuerpo y tu mente; os va a dejar impotentes; tiene un chip maligno que en dos años os matará…”, con la particularidad de que los usuarios indígenas no contrastan cualquier información que les llegue por el móvil asumiéndola como verdadera.

En el último mes, las asociaciones y colectivos indígenas más grandes de toda la Amazonia brasileña se han unido para lanzar el mensaje pro vacuna por las redes sociales que usan las tribus. 

Para saber más: 

https://elpais.com/elpais/2021/03/11/album/1615492598_326918.html#foto_gal_10

https://www.efe.com/efe/america/sociedad/la-odisea-a-contrarreloj-de-vacunar-los-indigenas-en-amazonia-brasilena/20000013-4459040

https://apnews.com/article/noticias-18ca10db07c54a4e1856f98a14e274a5

https://apnews.com/article/noticias-18ca10db07c54a4e1856f98a14e274a5/gallery/c7eae722205c4643813789533232ac6f

https://storage.googleapis.com/afs-prod/media/c7eae722205c4643813789533232ac6f/1000.jpeg

https://amazoniareal.com.br/wp-content/uploads/2021/02/Fernando-Katukina-Foto_Odair-Leal_Secom-AC-3-1024×682.jpeg

Adiós a la “Abuela Iboga”

Se llamaba Bernadette Rebiénot, era octogenaria, africana (Gabón) y canalizaba el espíritu de un antepasado que la ayudaba a curar en los rituales en los que tomaban la “madera sagrada”, más conocida como Iboga. 

La abuela Bernadette falleció el mes pasado en Libreville dejando atrás una vida intensa de compasión y compromiso con la salud de los demás tras convertirse en una figura internacional, representante de las medicinas tradicionales y los conocimientos ancestrales. 

Alcanzó esa fama de curandera dentro de la tradición Bwiti, una cultura ancestral de esta zona del continente africano donde la Iboga se utiliza en ceremonias de sanación y en los ritos de paso de los adolescentes de las tribus.

Bernardette formaba parte del Consejo Internacional de las Trece Abuelas Indígenas, creado en 2004 en Nueva York y que recorrió el mundo hasta 2015 con el objetivo de difundir el mensaje de estas ancianas de los cinco continentes para alertar al planeta sobre la urgencia de salvar a la Madre Tierra.

El Iboga es una especie de arbusto originario de África Ecuatorial que por sus propiedades alucinógenas y estimulantes se utiliza frecuentemente en rituales o en la medicina tradicional de esta parte del continente. Pero no es solo eso. Algunos terapeutas utilizan la Ibogaína, un alcaloide presente en las raíces de este arbusto, para tratar las adicciones a los opiáceos o la cocaína, así como los episodios de depresión psicótica. De hecho, la Ibogaína fue el primer antidepresivo utilizado oficialmente en medicina, según documenta Stanley Jackson en su Historia de la melancolía y la depresión (Ed. Turner).

La Iboga ha demostrado ser muy efectiva en la eliminación del síndrome de abstinencia asociado al consumo de opiáceos y en la reducción del deseo compulsivo de consumo de una amplia variedad de drogas. Los científicos que la han estudiado aseguran que la experiencia con Iboga facilita una profunda revisión de la historia personal y de la situación vital, así como un ajuste del propio comportamiento y del rol personal en la familia y la sociedad.

Para saber más:

https://www.takiwasi.com/es/homenaje-bernadette-rebienot.php

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012-12-04/Ibogaina-una-droga-desconocida-con-propiedades-insospechadas_502635/

Ábrete, corazón

Éste es el nombre de uno de los cantos medicina más conocidos del mundo.🌎

Es difícil no vibrar al compás de esta cadencia, no sentir como ese eco femenino que llega de muy lejos te penetra muy, muy cerca de lo que dice esa letra al pie de la letra: el 💟

Fue recibido por Rosa Giove Nazakawa, médico cirujana peruana y responsable del seguimiento biomédico del Centro Takiwasi, «la Casa que Canta» 🎼, un centro de rehabilitación de toxicómanos que fundó en 1992 junto a su marido, el doctor francés Jacques Mabit🌴
La labor de esta pareja en este mundo de la investigación etnobotánica, es una referencia mundial para todos los que hemos tenido el privilegio de conocerles desde el principio del entendimiento🙏🏻

¿Misioneros? No, gracias

El trasfondo de esta noticia es muy profundo. Casi tanto como el lugar donde se ubica: el Valle del Javarí, la zona más remota de la selva amazónica brasileña -dos veces el tamaño de Portugal- y que es el punto del mundo donde habita el mayor contingente de pueblos indígenas no contactados por el hombre blanco.

Hasta bien avanzado el siglo XX, estas tribus vivían aisladas. El Javarí es un reducto, como fueron los kilombos en la época de la esclavitud negra. Allí se han ido refugiando grupos indígenas huyendo de la conquista española primero, y de la esclavitud impuesta por la extracción del caucho después. Luego empezaron a llegar patrullas del gobierno, madereros, buscadores de oro y, cómo no, los misioneros evangélicos pertenecientes al ILV (Instituto Lingüístico de Verano), en sus siglas en español.

Seguir leyendo

Confusión anfibia

La semana pasada se dio la «tormenta perfecta» para que la prensa sensacionalista (casi toda) hiciera un cóctel molotov contra nuestro mundo de plantas y animales.🌵

Un actor porno, una muerte y un «ritual chamánico» mezclados en una misma noticia. Las tres «S» que buscan los medios cómplices de la falta de rigor informativo para ganar audiencia: Sexo, Sangre y Salud.😤

Más allá de la noticia, recibimos llamadas de personas que confundían la rana amazónica, el «Kambó«, con el sapo del desierto mexicano «Bufo Alvarius». Y otras que mezclaban todo esto con la Ayahuasca😨, que nada tiene que ver.

Para aclarar malos entendidos, aquí os paso dos artículos elaborados por organizaciones solventes sobre el tema:

Mentiras, medias verdades y exageraciones sobre el ‘Bufo alvarius’

No, la «bufantoína» no existe: puntualizaciones ante la cobertura mediática del caso Nacho Vidal

La «nueva normalidad» debería empezar por una nueva ética de la comunicación.🕹️

Medicinas de la floresta (II): Sananga

Es un colirio sacado de la raíz de una planta amazónica («Tabernaemontana undulata«) que muchas tribus usan desde tiempos inmemoriales para tratarse las dolencias de los ojos como el glaucoma, cataratas, etc. También lo usan para enfermedades de la piel, artritis, etc.

A nivel chamànico la usan para quitar la ira de la mirada («tirar el mal de olho»); para liberar de la «panema» (ansiedad, depresión, pereza, malas energías) y para tocar las emociones («lo que afecta al lagrimal limpia el corazón»).

Aunque no hay todavía estudios científicos solventes sobre la verdad de estas aplicaciones, la tradición botánica admite que esta planta tiene propiedades útiles suficientes como para ser considerada medicinal.

Para saber más recomendamos este enlace amigo:

https://caminosagrado.jimdofree.com/cuerpo-mente-alma/sananga/

A continuación, os dejamos un vídeo cortito que grabamos hace dos años en una aldea del río Jordán (Acre / Brasil) dónde un paje (chamán) Huni Kuin explica a su modo de dónde viene y adónde va su uso.

El poder del tabaco

Hace unos días lanzamos una noticia, firmada por Lluís Manent, de Takiwasi, que se hacía eco de un supuesto estudio del Instituto Pasteur de París, en el que se insinuaba que la nicotina ayuda a prevenir el contagio del Covid-19.

Sobre todo se hablaba del uso del RAPÉ y en líquido por la nariz según usos tradicionales amazónicos.

Inmediatamente surgió una campaña mundial para desacreditar está información al entender que podría tratarse de una incitación a fumar al confundir el acto de fumar asociado al vicio con el consumo terapéutico o en ámbitos chamánicos.

El uso del tabaco como planta de poder es común en muchas tradiciones amazónicas, andinas y espirituales, como la del Camino Rojo, dónde se consagra ceremonialmente.

Aquí os dejo un artículo elaborado por los compañeros de la Plataforma para la Defensa de la Ayahuasca (PLANTAFORMA) Sobre el tema.

Feitio (I)

Así se llama en el Santo Daime al proceso de la preparación de la bebida. Es la madre de todas las ceremonias. Durante unos días (entre 3 y 15) los participantes se concentran en este trabajo en medio de la Floresta, en dieta, tomando cada día varias veces, en silencio, vibrando con el proceso natural, afirmando el pensamiento positivo y llamando a la Cura.

El primer paso es traer de la Floresta las materias primas, plantadas o nativas: los hombres se encargan del Jagube (la liana) y las mujeres de la rainha (hoja). A veces hay que recorrer kilómetros con los palos a cuestas.
Y si no da para subir al árbol, pues se derriba si no es muy grande.
En el vídeo de abajo os dejo un ejemplo.

© 2021 Canal Amica

Tema por Anders NorenArriba ↑